febrero 22, 2024

Capsulitis del segundo dedo del pie

4 minutos de lectura

Capsulitis del segundo dedo del pie

Capsulitis del segundo dedo del pie vendaje

Cada articulación del pie está rodeada por una cápsula de tejido (las «almohadillas» de los pies) que mantiene las articulaciones lubricadas. La inflamación de este tejido provoca una condición médica conocida como capsulitis. La capsulitis del segundo dedo del pie, en particular, es muy común. Los podólogos de Advanced Foot & Ankle of Wisconsin están preparados para ayudarle a recuperarse de la capsulitis.
La mayoría de los casos de capsulitis se producen en la bola del pie, las almohadillas justo debajo de los dedos. Con las cápsulas incapaces de distribuir el peso por igual, los dedos del pie se llevan la peor parte del peso extra. El segundo dedo del pie suele ser el más afectado debido a su ubicación central. Los huesos metatarsianos pueden empezar a desplazarse sin el acolchado adicional que los mantiene en su sitio. Los pacientes con capsulitis del pie en fase avanzada pueden incluso tener los dedos superpuestos.
El «tobillo congelado» se produce cuando hay una inflamación de la cápsula en la región del tobillo. La articulación se denomina «congelada» porque la inflamación básicamente bloquea el tobillo en una posición. Nuestros podólogos tratan el dolor de tobillo provocado por la capsulitis, así como las afecciones del pie.

Ejercicios de capsulitis del segundo dedo del pie

Cada articulación del pie está rodeada por una cápsula de tejido (las «almohadillas» de los pies) que mantiene las articulaciones lubricadas. La inflamación de este tejido provoca una condición médica conocida como capsulitis. La capsulitis del segundo dedo del pie, en particular, es muy común. Los podólogos de Advanced Foot & Ankle of Wisconsin están preparados para ayudarle a recuperarse de la capsulitis.
La mayoría de los casos de capsulitis se producen en la bola del pie, las almohadillas justo debajo de los dedos. Con las cápsulas incapaces de distribuir el peso por igual, los dedos del pie se llevan la peor parte del peso extra. El segundo dedo del pie suele ser el más afectado debido a su ubicación central. Los huesos metatarsianos pueden empezar a desplazarse sin el acolchado adicional que los mantiene en su sitio. Los pacientes con capsulitis del pie en fase avanzada pueden incluso tener los dedos superpuestos.
El «tobillo congelado» se produce cuando hay una inflamación de la cápsula en la región del tobillo. La articulación se denomina «congelada» porque la inflamación básicamente bloquea el tobillo en una posición. Nuestros podólogos tratan el dolor de tobillo provocado por la capsulitis, así como las afecciones del pie.

Capsulitis cuánto tiempo se tarda en curar

La capsulitis en el pie es una inflamación de los ligamentos cercanos a las articulaciones de los dedos, provocada por una fuerza excesiva. en el antepié.  Aunque la capsulitis también puede producirse en las articulaciones del tercer o cuarto dedo, afecta más comúnmente al segundo dedo.  Esta afección es el resultado de una mecánica del pie anormal, en la que se ejerce una tensión sobre la articulación de la base del segundo dedo. Esto debilita los ligamentos y la cápsula, así como el soporte fibroso conocido como placa plantar. Las estructuras se estiran con el tiempo, y la afección suele empeorar. Si no se trata, puede acabar provocando una dislocación del dedo, que puede dar lugar a un dedo sentado hacia arriba o cruzado.  En raras ocasiones, un traumatismo directo en las estructuras estabilizadoras puede provocar la afección mucho más rápidamente.  La capsulitis -también conocida como síndrome de pre-dislocación- es una afección común que puede ocurrir a cualquier edad.
Dado que la capsulitis del segundo dedo del pie es una afección progresiva y suele empeorar si no se trata, es importante reconocerla y tratarla a tiempo. En las primeras etapas (que es el mejor momento para buscar tratamiento) los síntomas pueden incluir:

Imágenes de la capsulitis

Las partes duras y rígidas de la estructura humana parecen recibir toda la atención. Como los cráneos, las cajas torácicas y las columnas vertebrales. Pero no te distraigas con ellas, porque los ligamentos son los héroes olvidados de nuestra estructura esquelética.
Los ligamentos son bandas fuertes y resistentes hechas de un material muy resistente llamado colágeno. Los ligamentos unen hueso con hueso (a diferencia de los tendones, que unen los músculos con los huesos). Los ligamentos hacen posible que nuestras estructuras óseas funcionen juntas como un todo armonioso.
Como estás leyendo este artículo en el blog de podología de la UFAI, no te sorprenderá que nos centremos en los ligamentos del pie. Nos centramos especialmente en los ligamentos capsulares que sujetan los metatarsianos (los cinco huesos largos de cada pie que se extienden desde el tobillo hasta la base de cada dedo) a los huesos de los pies
Las articulaciones en las que los metatarsianos se unen a los huesos de los dedos (falange), se denominan articulaciones metatarsofalángicas (más convenientemente conocidas como articulación MTP). Los ligamentos capsulares recubren la unión del metatarsiano con el hueso del dedo, mientras que los ligamentos intermetatarsianos unen los cuellos de los cinco metatarsianos.