septiembre 27, 2022

Acondicionar espacios para personas enfermas

3 minutos de lectura

Camas articuladas, sillas de ruedas, cuñas para orinar son algunos de los elementos que serán necesarios en el dormitorio de un enfermo.

El cuidado de padres envejecidos o personas enfermas es causa de gran inquietud para los cuidadores. Y es que son personas que se encuentran en una situación delicada, y que necesitan cuidados especializados.

A la hora de trasladar al hogar a una persona enferma o envejecida con falta de movilidad, es importante acondicionar de manera adecuada tanto la casa como la habitación que el enfermo vaya a ocupar, con diferentes elementos que resultarán esenciales para sus cuidados.

Una casa está pensada para que los que vivan en ella puedan moverse y tener en cuenta su seguridad por sí mismos. Pero para una persona que tiene sus facultades mermadas, la casa, y más la del hijo o cuidador, puede convertirse en un espacio con diferentes peligros.

El dormitorio, su espacio particular

En especial para personas que tienen falta de movilidad, es esencial prestar mucha atención a que no les falte nada que pueda resultar esencial para sus cuidados.

En estos casos la habitación debe ser cómoda, si la cama del enfermo es articulada será mucho más sencillo para el cuidador poder atender las necesidades de higiene y alimentación del enfermo y debe contar con elementos como cuñas para orinar que son esenciales en caso de que el paciente no pueda levantarse para ir al baño.

Que la habitación disponga de luz natural es algo deseable, ya que aporta calidez y comodidad a la estancia.

Cómo adecuar el baño

Si el enfermo todavía tiene algo de movilidad y se le puede trasladar al baño para realizar la higiene diaria, es importante que este espacio también esté bien organizado para facilitar al paciente su uso evitando accidentes.

En estos casos, en la zona de ducha debe instalarse barras que permitan a la persona sujetarse mientras se la baña evitando resbalones.

A veces puede ser necesario contar con una silla de ducha, ya que si el enfermo permanece sentado será mucho más sencillo tanto para él como para el cuidador bañarle.

Personas en sillas de ruedas

En ocasiones, el uso de sillas de ruedas para personas con problemas de movilidad, les puede ayudar a disfrutar de cierto grado de autonomía, lo que favorece que se sientan a gusto y mantengan una actitud positiva frente a su enfermedad.

La dificultad que puede aparecer con las sillas de ruedas es que, dependiendo de su tamaño, puede ser causa de problemas a la hora de desplazarse por la casa.

Es esencial dejar paso libre en las habitaciones para que la persona en silla de ruedas pueda desplazarse de manera sencilla por las estancias sin que haya obstáculos.

Para ello puede ser necesario acudir a expertos que puedan ofrecer consejos de interiorismo y tal vez, encontrar la mejor silla de ruedas en la web https://www.lacasadelenfermo.es/ que se puedan ajustar a las necesidades del enfermo.

Cuidar de un familiar enfermo o unos padres envejecidos y que tienen poca o ninguna movilidad es un gran reto.

Por eso es importante, como último consejo, evitar agobiarse e ir paso a paso haciendo los cambios necesarios para ofrecer al enfermo lo que necesita para sentirse bien y darle los cuidados esenciales.

Puede que te hayas perdido