febrero 29, 2024

Pastillas para que no ladren los perros

4 minutos de lectura

Pastillas para que no ladren los perros

Pastillas para que los perros dejen de ladrar

Si su perro sufre ansiedad por separación, quizá se pregunte si los medicamentos recetados son una buena idea. ¿Cambiará la medicación la personalidad de su perro? ¿Se convertirá en un «zombi» debido a la excesiva sedación? ¿Y qué hay de otros efectos secundarios, incluidos los problemas de seguridad a largo plazo? Y si su perro empieza a tomar medicamentos para la ansiedad, ¿tendrá que seguir tomándolos para siempre?
Al igual que cualquier otro medicamento que pueda tomar su perro, los ansiolíticos -también denominados comúnmente ansiolíticos o antidepresivos- no están exentos de riesgos. Los efectos secundarios varían en función del tipo de medicamento, la dosis y la duración del tratamiento, así como de la sensibilidad del perro al fármaco. Pero los ansiolíticos suelen ser bien tolerados por los perros y pueden proporcionar un alivio y un apoyo muy necesarios en determinadas situaciones, especialmente cuando la ansiedad por separación es crónica o grave. Además, hay que tener en cuenta que los fármacos no son necesariamente el último recurso cuando todas las demás opciones de tratamiento han fracasado. Empezar a medicar a un perro antes que después puede ser más beneficioso a largo plazo.

Tabletas para detener los ladridos de los perros

Los perros ladran en exceso por numerosas razones, como el aburrimiento, la excitación, la angustia, la defensa territorial y el miedo y la ansiedad. Por lo tanto, las soluciones al problema de los ladridos difieren de un perro a otro. Recuerde que algunos ladridos son normales y constituyen una forma de comunicación.
El adiestramiento debe basarse en la recompensa y utilizar el refuerzo positivo. Es decir, hay que premiar el «buen» comportamiento (cuando el perro está tranquilo, se le da una golosina) y evitar premiar el comportamiento «no deseado» (cuando el perro ladra, se ignora el comportamiento). El adiestramiento no debe incluir el castigo, que tiende a exacerbar el problema de los ladridos.

Medicación para los ladridos compulsivos

Acuda a su veterinario si los ladridos pueden estar asociados a alguno de estos problemas: cambios repentinos de comportamiento, envejecimiento o ansiedad. Si los ladridos surgen repentinamente junto con otros signos de angustia, como jadear, pasearse, lloriquear y lamerse los labios, este cambio puede indicar un problema de salud. Las mascotas mayores pueden experimentar cambios en la audición, la visión y otras percepciones de su entorno que les hacen ladrar más de lo habitual. Y algunas mascotas pueden necesitar una intervención médica para tratar la ansiedad excesiva. Tomar un vídeo del comportamiento de su mascota para mostrárselo a su veterinario puede ayudar a determinar un diagnóstico de ansiedad.
«Los motivos de comportamiento más comunes para ladrar incluyen razones sociales, como ladrar en respuesta a escuchar los ladridos de otros perros, y razones territoriales, como ladrar al ver que una persona u otro perro se acerca a su casa», explica el Dr. Ballantyne. «Otros perros pueden ladrar por angustia o miedo, por ejemplo, cuando se quedan solos en casa o en respuesta a ruidos fuertes».
Si los ladridos son estrictamente conductuales y no suponen un problema grave de ansiedad, a menudo se ven exacerbados por el aburrimiento o la falta de estímulos. En los animales jóvenes o especialmente activos, asegúrese de que los perros tienen algo que hacer. Los paseos diarios o las carreras en el parque para perros ayudarán a mantenerlos debidamente ocupados.

Detener los ladridos del perro por ultrasonidos

Hay una serie de productos comerciales y caseros que dan a su perro algo que hacer mientras usted no está. Se pueden colocar golosinas dentro de un juguete Kong, y el perro trabajará para sacar las golosinas. Este es un comportamiento incompatible con los ladridos.
Una sugerencia habitual de los adiestradores para los perros que ladran cuando los dueños no están es dejar al perro con algunos sonidos familiares, como la radio o la televisión. La idea es que éstos se aproximen a los sonidos del hogar cuando el dueño está presente.
Los collares de citronela rocían una ráfaga de citronela cuando el perro ladra. La citronela se fabrica a partir de los aceites de la hierba de limón, y se utiliza a menudo en perfumes, velas e incienso. Este collar se considera una alternativa humanitaria a los collares antiladridos de descarga.  Puede ser un problema cuando hay más de un perro ladrando y el collar es a veces difícil de colocar en perros muy pequeños. Los usuarios de Internet informan de que algunos perros aprenden a ladrar en tonos y frecuencias que el collar no detecta.
Si su perro ladra porque está aburrido, puede resolver el problema ofreciéndole una distracción que le mantenga ocupado (por ejemplo, un Kong lleno de golosinas o un «rompecabezas» que le entretenga). Pero si sus ladridos continúan, es posible que tenga que hacer de detective y explorar más allá de las soluciones más sencillas.