julio 22, 2024

La clave para una red de saneamiento saludable

3 minutos de lectura
La clave para una red de saneamiento saludable

Fregaderos que tragan despacio, duchas con poca presión o inodoros que se resisten a tirar son algunos de los problemas de atascos más habituales que pueden surgir en cualquier hogar o negocio.

¿Alguna vez has notado que el agua del fregadero tarda mucho tiempo en irse, o que el inodoro no descarga como antes? Estas y otras situaciones similares pueden ser indicios de atascos en las tuberías. Y si bien algunos de estos problemas se pueden solucionar con métodos caseros, en otros casos se requiere la intervención de un profesional.

¿Cómo solucionarlos, y qué hacer para evitar que vuelvan a ocurrir? Tenofransa, expertos en reparar tuberías sin obras Madrid y otras tareas de saneamiento, ofrecen una lista de consejos prácticos y soluciones que te ayudarán a mantener una red saludable.

¿Por qué se atascan las tuberías?

Lo primero que hay que saber para evitar posibles atascos son los motivos que pueden llevar a que las tuberías no cumplan su función de forma correcta. Hay diversas razones, pero los culpables más comunes suelen ser:

  • Acumulación de grasa y restos de comida. Sobre todo en los fregaderos de las cocinas, suele ocurrir porque siempre quedan restos en sartenes, cacerolas y platos. Estos residuos se adhieren en las paredes de las tuberías y van formando atascos.
  • Cabellos y productos de higiene personal. En el cuarto de baño se van depositando y poco a poco pueden causar tuberías lentas o un atasco.
  • Papel y otros objetos. Los inodoros suelen atascarse por la acumulación excesiva de papel u otros materiales, muchos de los cuales no deberían tirarse por el retrete.

Métodos caseros para desatascar

Existen algunos trucos que permiten solucionar pequeños atascos, sobre todo cuando todavía no son un problema importante. Uno de los más habituales es verter agua caliente con bicarbonato por el desagüe. Esto puede ayudar a deshacer los residuos grasos y hacer que se vayan por la tubería.

Otra opción es usar vinagre y bicarbonato. Se vierte una cantidad de bicarbonato en el desagüe, y después se incorpora el vinagre. La mezcla produce un fenómeno denominado efervescencia, que hay que dejar que actúe durante unos minutos. Después, se enjuaga el desagüe con agua caliente.

Herramientas de desatasco

Cuando el tapón es algo más importante, puede ser necesario utilizar algún tipo de herramienta, como el émbolo o desatascador, que produce una succión que ayuda a mover los bloqueos, permitiendo que el agua fluya.

Otra solución puede ser la serpiente de fontanero, una herramienta flexible que llega más allá de la obstrucción y la rompe o la engancha para retirarla.

Mantenimiento para prevenir atascos

Antes de que se produzca el atasco, es bueno hacer un mantenimiento preventivo, como limpiar las tuberías de forma regular para evitar acumulaciones.

También es esencial no tirar residuos por los desagües, y colocar filtros en los sumideros para retirar cabellos y restos sólidos.

Para un mantenimiento más exhaustivo, puedes recurrir a poceros en Madrid, profesionales con el equipo y la experiencia necesarios para limpiar y mantener las tuberías en perfectas condiciones.

¿Cuándo llamar a un profesional?

Si has probado los métodos caseros y el problema continúa, puede ser el momento de llamar a un profesional. Un experto puede identificar y solucionar problemas más complejos, que no se pueden resolver con facilidad.

Además, si detectas malos olores persistentes o humedad en las paredes, es posible que haya un problema más serio en la red de saneamiento. Un profesional puede realizar una inspección detallada y proponer una solución adecuada.