septiembre 20, 2022

El mejor material para evitar las molestas obras y los residuos

4 minutos de lectura

El uso de microcemento se está imponiendo en el sector de las reformas y rehabilitaciones gracias a que su aplicación es rápida y es un revestimiento de una gran durabilidad y diseño. La opción del microcemento al uso permite, incluso, que el dueño de la vivienda pueda aplicarlo sin ningún albañil o técnico

El auge de las reformas en el hogar es una realidad. Desde hace un par de años, las empresas del sector no han dejado de hacer presupuestos y trabajos, llegando incluso a estar desbordados y tener lista de espera de meses. La necesidad de mejorar la habitabilidad de las viviendas y de dar una renovación a las mismas se hizo realidad con la llegada de la pandemia y la obligación de pasar más horas en casa.

Los proyectos más habituales que contratan los propietarios son los de la reforma de baños y cocinas, así como los de la pintura de la vivienda. También han sido comunes, sobre todo en las personas con más ahorro, los proyectos de rehabilitación integral, más interesantes para los profesionales del sector por ser más rentables.

Pero, ¿qué pasa con todos aquellos propietarios que tienen que hacer pequeñas renovaciones y no encuentran un profesional que se los haga en el corto y medio plazo? ¿No hay una solución a los retrasos? Una opción que está en auge en estos momentos es el do it yourself, es decir, hágalo usted mismo. Y en el ámbito de las reformas, que a priori parece más complicado, la utilización del microcemento al uso se está convirtiendo en una opción muy interesante ya que permite hacer reformas sin necesidad de contar con un experto o técnico en la materia.

Tal y como explican desde Smartcret, empresa especializada en la venta de este material, el microcemento al uso es un producto fácil de colocar y que está pensado para que cualquier persona pueda aplicarlo siguiendo una sencilla guía de paso a paso. Antes de nada, vamos a ver qué es el microcemento al uso.

Este material es un revestimiento que se puede aplicar tanto en superficies verticales como en horizontales. Es muy similar al cemento, pero su composición es diferente, lo que hace que sea un material más sencillo de poner encima de las superficies. De hecho, el microcemento se puede utilizar en superficies de baldosas, azulejos, madera, cerámica, yeso, pladur… independientemente de que haya juntas o no.

En el caso, por ejemplo, de que queramos cambiar los azulejos del cuarto de baño aplicando microcemento tendremos la gran ventaja de que evitaremos los residuos generados cuando se extraen cada uno de ellos, ahorrando tiempo, coste y molestias.

Para facilitar el trabajo de los dueños de las viviendas, esta compañía ha preparado también una serie de kits en función del lugar de la casa que se quiere renovar. Estos kits están personalizados y, en poco tiempo, la renovación será una realidad sin necesidad de hacer grandes esfuerzos, molestas obras y ahorrando mucho dinero.

De este modo, es posible llevar a cabo la renovación de la cocina de una forma muchísimo más cómoda y sin necesidad de solicitar permisos de obra, retirar azulejos o tener que contratar un contenedor donde tirar todos los residuos. Este material es práctico y, como hemos dicho, se puede aplicar tanto en paredes como en suelos.

El microcemento, además, es un revestimiento que aporta mucho diseño y personalidad donde se aplica. El hecho de que carece de juntas transmite una sensación de amplitud y continuidad. Esto provoca una mayor amplitud en la estancia donde se ha colocado. Además, el microcemento es un material muy duradero, capaz de aguantar el calor y el frío, lo que hace que sea útil y práctico tanto en el interior como en el exterior de las viviendas.

Puede que te hayas perdido