junio 20, 2024

Natacion y sindrome piramidal

5 minutos de lectura

Natacion y sindrome piramidal

Síndrome del piriforme natatorio

Los reflejos primitivos son acciones reflejas que se originan en el sistema nervioso central y que muestran los bebés normales, pero no los adultos neurológicamente intactos, en respuesta a determinados estímulos. Estos reflejos se suprimen por el desarrollo de los lóbulos frontales a medida que el niño hace la transición normal hacia el desarrollo infantil[1] Estos reflejos primitivos también se denominan reflejos infantiles, del lactante o del recién nacido.
Los niños mayores y los adultos con neurología atípica (por ejemplo, personas con parálisis cerebral) pueden conservar estos reflejos y los reflejos primitivos pueden reaparecer en los adultos. La reaparición puede atribuirse a ciertas afecciones neurológicas, como la demencia (especialmente en un conjunto raro de enfermedades denominadas degeneraciones frontotemporales), las lesiones traumáticas y los accidentes cerebrovasculares[2][3] Un individuo con parálisis cerebral e inteligencia típica puede aprender a suprimir estos reflejos, pero el reflejo podría resurgir en ciertas condiciones (por ejemplo, durante una reacción de sobresalto extrema). Los reflejos también pueden limitarse a las zonas afectadas por la neurología atípica, (es decir, los individuos con parálisis cerebral que sólo afecta a las piernas conservan el reflejo de Babinski pero tienen un habla normal); en el caso de los individuos con hemiplejía, el reflejo puede verse sólo en el pie del lado afectado.

Ciática al nadar a braza

Muchas personas desconocen que la ciática se considera un síntoma de una condición médica, y no una condición médica en sí misma. El dolor ciático está causado por la compresión del nervio ciático como resultado de un trastorno subyacente. Aunque la ciática suele asociarse con el dolor de espalda, también puede afectar a otras zonas del cuerpo. Esto se debe a que el nervio ciático recorre la columna vertebral, las piernas y los pies. Por ello, la natación puede ser una forma muy beneficiosa de aliviar el dolor de la ciática, aflojar las articulaciones y aumentar la flexibilidad general. En casos extremos, la ciática puede hacer que las personas no puedan moverse sin experimentar un dolor intenso. El dolor puede comenzar en la espalda, las nalgas o en zonas de las piernas y los pies. Si cree que sufre un dolor relacionado con la ciática, es conveniente que visite a su médico de cabecera para obtener un diagnóstico adecuado.
Para muchos de los que sufren ciática, el ejercicio puede ser lo último en lo que piensan. Hacer ejercicio cuando se experimenta dolor o molestia puede ser desalentador, pero el ejercicio es muy beneficioso para los que tienen ciática. El ejercicio ayuda a la flexibilidad y al dolor de los nervios y también libera endorfinas en el cuerpo (los analgésicos naturales del cuerpo). La natación puede ser una forma estupenda de mantener la movilidad y la actividad cuando se experimenta dolor debido a la ingravidez que se experimenta al hacer ejercicio en el agua. Esto también significa que las articulaciones, los músculos y los nervios estarán sometidos a menos presión, pero podrán seguir fortaleciéndose.

Ejercicios de natación para el síndrome del piriforme

La natación de competición es compatible con una gran variedad de tipos de cuerpo. Sin embargo, hay ciertas características del cuerpo de un nadador que son comunes a la mayoría de los atletas de este deporte. La forma en que los diferentes grupos musculares se sobre o subdesarrollan en respuesta a la natación puede tener un impacto dramático en lo bien que el atleta se mueve en tierra. Este artículo define las cinco idiosincrasias más comunes a las que se enfrentan los atletas acuáticos. Si quieres saber cómo prepararte para la temporada de natación, consulta este artículo.
Los nadadores tienen fama de tener los hombros anchos y una postura redondeada. Los músculos de los hombros y de la parte superior de la espalda están hipertrofiados por el movimiento repetitivo. Esta masa muscular adicional contribuye a una curvatura excesiva de la columna vertebral y un núcleo débil expone a la parte inferior de la espalda a una mayor tensión. Una mala postura puede causar varios problemas. Una postura encorvada, también conocida como cifosis, ejerce presión sobre los discos de la columna vertebral. Si esta postura se convierte en crónica, pueden producirse cambios estructurales que provocan una reducción de la amplitud de movimiento y dificultad para respirar. Además, la hipercurvatura de la columna vertebral y la tensión en los hombros pueden causar dolor en ambas regiones, así como dolor referido en zonas aparentemente no relacionadas. En general, una mala postura puede causar dolor crónico y poner al deportista en riesgo de sufrir lesiones discales agudas durante el entrenamiento de natación en tierra firme.

Ejercicios acuáticos para el síndrome del piriforme

Skip to main contentDescubra la ciencia que cambia el mundoAprenda másLas lesiones de la EM no siempre causan síntomas observables, aunque estas cicatrices neurológicas sean detectables en un escáner cerebral Crédito: Cortesía de Stephen KriegerPublicidad
Durante 20 años, los neurólogos han dividido el trastorno neurológico de la esclerosis múltiple (EM) en cuatro categorías distintas, subtipos que, en parte, se supone que ayudan a los pacientes a recibir los tratamientos adecuados. Pero una nueva teoría borra las distinciones entre estos grupos y sugiere que, después de todo, la EM es una sola enfermedad. La idea fue desarrollada por Stephen Krieger, neurólogo de la Escuela de Medicina Icahn del Monte Sinaí de Nueva York, y se presentó a finales de abril en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología (AAN) en Washington, D.C. Si la teoría se sostiene, podría conducir a un tratamiento más eficaz para una gama más amplia de pacientes.
En la EM, el cuerpo produce anticuerpos que atacan el sistema nervioso central, es decir, el cerebro y la médula espinal. En concreto, estos anticuerpos destruyen la mielina, una sustancia grasa que aísla las neuronas y les permite conducir la electricidad. Los nervios desarrollan cicatrices o lesiones escleróticas (esclerosis significa duro en griego) como consecuencia de estos ataques. Como resultado, los pacientes pueden sufrir debilidad, dolor y dificultades para caminar, por no mencionar la pérdida de visión y una serie de males intestinales, vesicales y psiquiátricos indeseables.