junio 20, 2024

4 consejos que te ayudarán a la hora de mudarte

3 minutos de lectura

Consejos que te ayudarán a la hora de mudarte

Algunas personas se mudan con mucha frecuencia, mientras que otras quizás lo hagan solo una vez en la vida. Sea como sea, planificar una mudanza puede causar mucho estrés.

No importa los motivos por los que nos vayamos a mudar, el caso es que empezamos a planear un nuevo episodio en la vida, y a veces surgen sentimientos encontrados como temor a lo que nos encontraremos o la pena por dejar a personas que han estado con nosotros. También están los nervios por querer que todo salga bien durante la mudanza.

En cuanto a lo de dejar atrás a las personas poco se puede hacer. Pero sí que se puede aliviar mucho el estrés siguiendo algunos consejos prácticos. En Mudanzas Joval destacan 4 que son muy importantes. Presta atención si estás pensando en cambiar de casa.

Ponte en marcha unas semanas antes

Dejarlo todo para el último momento no es una buena idea, sobre todo si quieres evitar que los nervios se apoderen de ti. Seguro que sabes cuando te vas a mudar, así que puedes ir organizando las cosas con tiempo. De hecho, lo mejor es que empieces a embalar por lo menos dos semanas antes o incluso un mes, dependiendo del tamaño de la mudanza.

Empieza por empaquetar cosas que sabes que no necesitarás, como la ropa de temporada que no toca, libros, fotografías, adornos, etc.

Verás cómo poco a poco es mucho mejor que si te pones a hacerlo todo cuando se te eche el tiempo encima.

¿Te lo vas a llevar?

Con cada mudanza siempre pasa lo mismo: aparecen montones de cosas que llevas mucho tiempo sin usar y ni siquiera las has echado en falta. Si es así, puedes aprovechar para hacer limpieza y deshacerte de todo lo que solo está ocupando espacio. Además de aligerar la casa de trastos, ahorrarás en cajas y en transporte, lo cual es muy interesante cuando buscas mudanzas económicas.

Hay un truco muy simple que te ayudará a decidir si lo que vas a meter en la caja es prescindible y no merece la pena cargar con ello: si no lo has usado el último año, puedes vivir sin tenerlo rodando por casa.

¿Te da pena tirarlo? En tal caso puedes donarlo, regalárselo a alguien o venderlo en alguna aplicación de segunda mano. Pero no te lo lleves “por si acaso”, porque lo único que vas a hacer es seguir acumulando.

Haz una lista

Si no quieres perder los nervios porque estás buscando algo que luego resulta que está en su nuevo destino, prepara una lista detallada con cada objeto. Pon lo que ya está en la casa nueva, lo que va de camino y las cosas que están embaladas y listas para llevarte. Sol necesitarás echar un vistazo y comprobar si la sartén que estás buscando todavía está en casa o ya ocupa su lugar en la cocina nueva.

Usa las cajas adecuadas

Lo mejor es que embales las cosas que pesan más en cajas pequeñas para que no haya bultos demasiado pesados. Reserva las cajas más grandes para lo más voluminoso y que pese menos, como la ropa de cama o los edredones.

También es muy importante que coloques los objetos de forma que equilibres el peso. Así será mucho más fácil cargar con las cajas y apilarlas sin problema.

Procura embalar lo más delicado con mucho cuidado. El plástico de burbujas te ayudará a proteger piezas de porcelana, copas y platos. Y asegúrate de que no se mueven durante la mudanza, rellenando los huecos con papel. También es interesante colocar una etiqueta de “frágil” para ir con más cuidado.