julio 12, 2024

Para que sirve el agua bendita de 7 iglesias

5 minutos de lectura

Para que sirve el agua bendita de 7 iglesias

Uso correcto del agua bendita en el hogar

El agua bendita es el agua que ha sido bendecida por un miembro del clero o una figura religiosa. Su uso para la limpieza previa a un bautismo y la limpieza espiritual es común en varias religiones, desde el cristianismo hasta el sijismo. El uso del agua bendita como sacramental para protegerse del mal es común entre luteranos, anglicanos, católicos romanos,[1][2] y cristianos orientales.
En el catolicismo, el luteranismo, el anglicanismo, la ortodoxia oriental y algunas otras iglesias, el agua bendita es el agua que ha sido santificada por un sacerdote para el bautismo, la bendición de personas, lugares y objetos, o como medio para repeler el mal[3][4].
Las Constituciones Apostólicas, que se remontan aproximadamente al año 400 d.C., atribuyen el precepto de usar agua bendita al apóstol Mateo. Es plausible que en los primeros tiempos del cristianismo se utilizara el agua con fines expiatorios y purificatorios de forma análoga a su empleo en la Ley judía («Y tomará agua bendita en una vasija de barro, y echará en ella un poco de tierra del pavimento del tabernáculo» Números 5:17). Sin embargo, en muchos casos, el agua utilizada para el sacramento del bautismo era agua corriente, de mar o de río, y no podía recibir la misma bendición que la contenida en los baptisterios, según la visión de la Iglesia católica romana[5]. Sin embargo, los ortodoxos orientales realizan la misma bendición, ya sea en un baptisterio o en un cuerpo de agua al aire libre.

Cómo hacer agua bendita

El agua bendita es el agua que ha sido bendecida por un miembro del clero o una figura religiosa. Su uso para la limpieza previa a un bautismo y la limpieza espiritual es común en varias religiones, desde el cristianismo hasta el sijismo. El uso del agua bendita como sacramental para protegerse del mal es común entre luteranos, anglicanos, católicos romanos,[1][2] y cristianos orientales.
En el catolicismo, el luteranismo, el anglicanismo, la ortodoxia oriental y algunas otras iglesias, el agua bendita es el agua que ha sido santificada por un sacerdote para el bautismo, la bendición de personas, lugares y objetos, o como medio para repeler el mal[3][4].
Las Constituciones Apostólicas, que se remontan aproximadamente al año 400 d.C., atribuyen el precepto de usar agua bendita al apóstol Mateo. Es plausible que en los primeros tiempos del cristianismo se utilizara el agua con fines expiatorios y purificatorios de forma análoga a su empleo en la Ley judía («Y tomará agua bendita en una vasija de barro, y echará en ella un poco de tierra del pavimento del tabernáculo» Números 5:17). Sin embargo, en muchos casos, el agua utilizada para el sacramento del bautismo era agua corriente, de mar o de río, y no podía recibir la misma bendición que la contenida en los baptisterios, según la visión de la Iglesia católica romana[5]. Sin embargo, los ortodoxos orientales realizan la misma bendición, ya sea en un baptisterio o en un cuerpo de agua al aire libre.

Cómo se hace el agua bendita en la iglesia católica

El agua bendita es el agua que ha sido bendecida por un miembro del clero o una figura religiosa. Su uso para la limpieza previa a un bautismo y la limpieza espiritual es común en varias religiones, desde el cristianismo hasta el sijismo. El uso del agua bendita como sacramental para protegerse del mal es común entre luteranos, anglicanos, católicos romanos,[1][2] y cristianos orientales.
En el catolicismo, el luteranismo, el anglicanismo, la ortodoxia oriental y algunas otras iglesias, el agua bendita es el agua que ha sido santificada por un sacerdote para el bautismo, la bendición de personas, lugares y objetos, o como medio para repeler el mal[3][4].
Las Constituciones Apostólicas, que se remontan aproximadamente al año 400 d.C., atribuyen el precepto de usar agua bendita al apóstol Mateo. Es plausible que en los primeros tiempos del cristianismo se utilizara el agua con fines expiatorios y purificatorios de forma análoga a su empleo en la Ley judía («Y tomará agua bendita en una vasija de barro, y echará en ella un poco de tierra del pavimento del tabernáculo» Números 5:17). Sin embargo, en muchos casos, el agua utilizada para el sacramento del bautismo era agua corriente, de mar o de río, y no podía recibir la misma bendición que la contenida en los baptisterios, según la visión de la Iglesia católica romana[5]. Sin embargo, los ortodoxos orientales realizan la misma bendición, ya sea en un baptisterio o en un cuerpo de agua al aire libre.

Rito de bendición y aspersión del agua bendita

El agua bendita es el agua que ha sido bendecida por un miembro del clero o una figura religiosa. Su uso para la limpieza previa al bautismo y la limpieza espiritual es común en varias religiones, desde el cristianismo hasta el sijismo. El uso del agua bendita como sacramental para protegerse del mal es común entre luteranos, anglicanos, católicos romanos,[1][2] y cristianos orientales.
En el catolicismo, el luteranismo, el anglicanismo, la ortodoxia oriental y algunas otras iglesias, el agua bendita es el agua que ha sido santificada por un sacerdote para el bautismo, la bendición de personas, lugares y objetos, o como medio para repeler el mal[3][4].
Las Constituciones Apostólicas, que se remontan aproximadamente al año 400 d.C., atribuyen el precepto de usar agua bendita al apóstol Mateo. Es plausible que en los primeros tiempos del cristianismo se utilizara el agua con fines expiatorios y purificatorios de forma análoga a su empleo en la Ley judía («Y tomará agua bendita en una vasija de barro, y echará en ella un poco de tierra del pavimento del tabernáculo» Números 5:17). Sin embargo, en muchos casos, el agua utilizada para el sacramento del bautismo era agua corriente, de mar o de río, y no podía recibir la misma bendición que la contenida en los baptisterios, según la visión de la Iglesia católica romana[5]. Sin embargo, los ortodoxos orientales realizan la misma bendición, ya sea en un baptisterio o en un cuerpo de agua al aire libre.