junio 18, 2024

Oraciones para recien casados

4 minutos de lectura

Oraciones para recien casados

Oración para los recién casados católicos

No nos cansemos de hacer lo que es bueno. En el momento oportuno recogeremos una cosecha de bendiciones si no nos damos por vencidos. Por eso, siempre que tengamos la oportunidad, debemos hacer el bien a todos, especialmente a los de la familia de la fe.
Hace varios años, mi esposo y yo nos comprometimos a leer la Biblia y orar juntos por la mañana. Tardamos dos años y medio en leer toda la Biblia, pero fue una gran experiencia para el matrimonio. Rezar juntos diariamente no sólo nos acercó el uno al otro, sino que reforzó profundamente nuestra relación con el Señor.
Rezar juntos como práctica diaria desarrolla la intimidad espiritual. Si no estáis seguros de cómo empezar a rezar en pareja, aquí tenéis tres oraciones cristianas para parejas y cónyuges que os ayudarán a dar los primeros pasos.
Gracias por esta vida en común, por el don de nuestro amor y la bendición de nuestro matrimonio. Te alabamos y agradecemos la alegría que has derramado en nuestros corazones a través de este vínculo de amor que compartimos.
Gracias por la satisfacción de la familia y la felicidad de nuestro hogar. Que siempre atesoremos la experiencia de amarnos en esta santa unión. Ayúdanos a permanecer siempre comprometidos con nuestros votos, con las promesas que nos hemos hecho el uno al otro y contigo, Señor.

Oraciones de boda para los novios

La oración es el pegamento que mantiene unidos al matrimonio y a la familia. La oración tiene muchas formas: oraciones recitadas, como el Ave María; oraciones espontáneas, como las que hacen los esposos antes de acostarse; oraciones con la Escritura; y la oración perfecta: la Misa.
Los esponsales de una pareja cristiana son una ocasión especial para sus familias, que deben celebrarlos juntos con la oración y un rito especial. De este modo, piden la bendición de Dios para que se cumpla la felicidad prometida por el compromiso. Cuando el compromiso se celebra dentro del círculo de las dos familias, uno de los padres debe presidirlo.
Sabemos que todos necesitamos la bendición de Dios en todo momento; pero en el momento de su compromiso matrimonial, los cristianos tienen especial necesidad de la gracia al prepararse para formar una nueva familia.
Oremos, pues, para que la bendición de Dios caiga sobre esta pareja: para que, mientras esperan el día de su boda, crezcan en el respeto mutuo y en el amor recíproco; para que, a través del compañerismo y la oración juntos, se preparen correcta y castamente para el matrimonio.

Oraciones para cerrar una boda

Cuando éramos niños, crecimos con películas con finales felices de felicidad matrimonial. Veíamos con emoción cómo los novios recitaban sus votos, los invitados a la boda lanzaban arroz al aire y los recién casados cabalgaban hacia la puesta de sol. Pero, en realidad, esas escenas nunca marcaron un final. El fundido en negro era sólo el comienzo de un largo y tortuoso viaje lleno de momentos invisibles de alegría y tristeza, esperanza y desamor. Porque eso, en esencia, es lo que tiene la vida; y unir a dos personas en matrimonio sólo intensifica aún más esos momentos. La periodista Mignon McLaughlin dijo una vez: «Un matrimonio exitoso requiere enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona». Y si se pregunta a cualquier pareja que haya estado junta durante décadas de matrimonio, seguro que estará de acuerdo. La clave para superar los momentos de tensión matrimonial es no dejar que los días duros os separen, sino que os vuelvan a unir. Para esos momentos, las oraciones matrimoniales pueden ofrecer consuelo y la seguridad de que, al igual que las tensiones de la vida pueden poner a prueba su vínculo, también pueden fortalecerlo.

Oración bíblica para la nueva pareja

Querido Señor, te damos las gracias por habernos unido en el amor y al arrodillarnos juntos para hacer votos el uno al otro y a Ti, te pedimos que nos acompañes en este maravilloso y emocionante viaje por la vida, como marido y mujer. Señor, queremos que dirijas y gobiernes nuestras vidas juntos, y te pedimos que nos construyamos mutuamente y nos fortalezcamos el uno al otro en lugar de derribarnos mutuamente con acciones descuidadas y palabras precipitadas. Ayúdanos a guardar nuestras lenguas y a conducir nuestras vidas de manera piadosa. Ayúdanos a mantener nuestros ojos y nuestros corazones fieles los unos a los otros y a Ti, y que aprendamos a vivir y a movernos y a tener nuestro ser fundado en Cristo, que es el fundador y consumador de nuestra fe y nuestra única ayuda en tiempos de angustia. Enséñanos a escuchar al otro, a rezar juntos y a respondernos mutuamente con sabiduría y gracia. Ayúdanos a construir un muro transparente de confianza entre nosotros y a llevar las prendas interiores de la gracia y el amor, la paciencia, la sabiduría y la alegría. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, nuestro Señor y Salvador, amén.