julio 12, 2024

Respirar amianto una vez

4 minutos de lectura

Respirar amianto una vez

Cómo saber si ha estado expuesto al amianto

Los medios de comunicación informan ocasionalmente sobre la posible exposición al amianto durante la demolición de casas en un entorno urbano. Se considera que el riesgo de desarrollar cualquier cáncer relacionado con el amianto en estos entornos es menor que el de la exposición laboral. Offermans et al. examinaron una cohorte holandesa de 58.279 trabajadores en el período comprendido entre 1986 y 2007. Concluyeron que el riesgo de cáncer de pulmón, cáncer de laringe y mesotelioma aumentaba con la exposición al amianto. El riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón era mayor para quienes tenían más años de exposición a la fibra de amianto combinados con el hábito de fumar. El estudio estuvo bien realizado, pero faltan datos exactos sobre la concentración de fibras y el tipo de amianto. Se sugiere que la exposición ocasional al amianto apenas supone un riesgo para la población en general. Sin embargo, siguen siendo importantes las normas y reglamentos para la eliminación del material que contiene amianto, ya que la exposición al amianto sigue siendo un grave riesgo para la salud, especialmente en los fumadores.

Qué es la asbestosis

Las enfermedades relacionadas con el amianto, como la asbestosis, el mesotelioma y el engrosamiento pleural, se desarrollan tras la exposición e inhalación de polvo y fibras de amianto. El desarrollo puede durar muchos años después de la exposición inicial, tiempo que se conoce como periodo de latencia.
El desarrollo de la enfermedad relacionada con el amianto que provoca esta restricción, así como otros síntomas, tiene un periodo de latencia de entre 10 y 50 años. Los síntomas no suelen presentarse hasta 20 ó 30 años después de la exposición al amianto, cuando la enfermedad ya ha empezado a desarrollarse.
En el caso de las personas más expuestas al amianto o que han trabajado con él durante mucho tiempo, como los aisladores, los caldereros y los constructores navales, el periodo de latencia para desarrollar una enfermedad relacionada con el amianto puede ser más corto.
Hay algunos casos en los que el tiempo entre la exposición y el diagnóstico puede ser mucho más corto: tras el derrumbe de las Torres Gemelas de Nueva York en 2001, se liberaron en el aire nubes de polvo y escombros que contenían fibras de amianto. La mayoría de las personas expuestas a este polvo fueron los trabajadores de rescate en la zona cero. En 2006, sólo 5 años después de los sucesos del 11-S, un socorrista murió de mesotelioma. Anteriormente, a otro trabajador se le diagnosticó mesotelioma sólo 2 años después de los atentados, y murió en 2004.

Cómo dejar de preocuparse por el amianto

La forma más común de que las fibras de amianto entren en el cuerpo es a través de la respiración. De hecho, los materiales que contienen amianto no suelen considerarse perjudiciales a menos que liberen polvo o fibras en el aire, donde pueden ser inhalados o ingeridos. Muchas de las fibras quedan atrapadas en las membranas mucosas de la nariz y la garganta, donde pueden ser eliminadas, pero algunas pueden pasar a los pulmones o, si se ingieren, al tracto digestivo. Una vez atrapadas en el cuerpo, las fibras pueden causar problemas de salud.
El amianto es más peligroso cuando es friable. El término «friable» significa que el amianto se desmenuza fácilmente con la mano, liberando fibras en el aire. El aislamiento de amianto pulverizado es muy friable. Las baldosas de amianto no lo son.
Las baldosas del techo que contienen amianto, las baldosas del suelo, las tapas de los armarios de laboratorio que no están dañadas, las tejas, las puertas contra incendios, las tejas de revestimiento, etc., no liberan fibras de amianto a menos que se alteren o se dañen de alguna manera. Por ejemplo, si se perfora o rompe una placa de techo de amianto, puede liberar fibras en el aire. Si se deja sola y no se la altera, no lo hará.

Posibilidades de contraer mesotelioma por exposición al amianto

El amianto es una sustancia peligrosa que se produce de forma natural como uno de los minerales de la Tierra. Los investigadores han confirmado sus propiedades cancerígenas y han advertido que ninguna cantidad de amianto es segura para el ser humano. Durante décadas, los científicos han reconocido los riesgos de desarrollar enfermedades como cánceres terminales y asbestosis debido a la exposición al amianto. Estos riesgos condujeron a la prohibición federal de todos los productos que contienen amianto en la década de 1970.
Las partículas de amianto pueden ser invisibles a simple vista. Pueden flotar en el aire tras el derrumbe de un edificio o cuando un proyecto de construcción desentierra viejos materiales que contienen el mineral. Muchos materiales de construcción, incluidos los aislantes y los paneles de yeso, utilizaban amianto antes de la prohibición federal debido a sus propiedades ignífugas. En la actualidad, usted puede estar expuesto al amianto si se encuentra en una catástrofe, como un derrumbe estructural, o si trabaja en la construcción. Si trabajó en una industria como la de la arquitectura, la construcción naval, la extinción de incendios o la reparación de automóviles antes de la prohibición, su trabajo podría haberle expuesto al amianto hace años.