mayo 11, 2022

La mason de monde

5 minutos de lectura

Francesco geminiani

Andrew Mason es economista jefe de la Oficina del Economista Jefe para la región de Asia Oriental y el Pacífico del Banco Mundial. Antes de incorporarse a la Oficina del Economista Jefe, el Sr. Mason fue Director de la Práctica Global de Protección Social y Empleo para la Región de Europa y Asia Central del Banco.
A lo largo de su carrera, el Sr. Mason ha trabajado en diversos temas de desarrollo, como la reducción de la pobreza, la igualdad de género, el trabajo y la protección social. Es coautor de varios estudios emblemáticos del Banco Mundial, como A Resurgent East Asia: Navigating a Changing World; Toward Gender Equality in East Asia and the Pacific; Informality:    Exit and Exclusion, un estudio regional de América Latina y el Caribe; y, Engendering Development – Through Gender Equality in Rights, Resources, and Voice, un informe de investigación política del Banco Mundial. El Sr. Mason también ha sido profesor adjunto de políticas públicas en la Universidad de Georgetown.

Shriners

La francmasonería o masonería consiste en organizaciones fraternales que tienen su origen en los gremios locales de canteros que, desde finales del siglo XIV, regulaban las cualificaciones de los canteros y su interacción con las autoridades y los clientes. La masonería ha sido objeto de numerosas teorías conspirativas a lo largo de los años[1] La masonería moderna consta, a grandes rasgos, de dos grupos principales de reconocimiento:
La unidad organizativa básica y local de la masonería es la logia. Estas logias privadas suelen estar supervisadas a nivel regional (normalmente coincidiendo con un estado, provincia o frontera nacional) por una Gran Logia o Gran Oriente. No existe una Gran Logia internacional, mundial, que supervise toda la masonería; cada Gran Logia es independiente y no se reconocen necesariamente entre sí como legítimas.
Los grados de la Francmasonería conservan los tres grados de los gremios artesanales medievales, los de Aprendiz, Oficial o compañero (ahora llamado Compañero) y Maestro Masón. Al candidato de estos tres grados se le enseña progresivamente el significado de los símbolos de la masonería y se le confían puños, signos y palabras para significar a los demás miembros que ha sido iniciado. Los grados son en parte un juego de moralidad alegórico y en parte una conferencia. La masonería del oficio (o de la logia azul) ofrece tres grados, y los miembros de cualquiera de ellos se conocen como francmasones o masonas. Existen otros grados, que varían según la localidad y la jurisdicción, y suelen ser administrados por sus propios organismos (independientes de los que administran los grados del Oficio).

Leer más  Se puede pintar encima del barniz

Masones famosos

Cuando los nazis llegaron al poder, la política hacia los masones era equívoca. Los esfuerzos por eliminar a los masones no recibieron la máxima prioridad. Las logias que defendían la tolerancia y la igualdad y que tenían conexiones internacionales o conexiones a través de sus líderes con los socialdemócratas o los demócratas liberales fueron objeto de persecución y a menudo se les presionó para que se disolvieran “voluntariamente”. Unas pocas logias conservadoras alemanas que estaban dispuestas a acomodarse al régimen pudieron continuar con alguna forma de existencia durante poco tiempo. Sin embargo, el régimen pretendía excluir a los que se negaban a renunciar a sus vínculos masónicos.
A principios de 1934, el jefe del Sistema de Tribunales del Partido Nazi dictaminó que los masones que no abandonaran sus logias antes del 30 de enero de 1933, no podían afiliarse al Partido Nazi. Ese mismo mes, el Ministro del Interior prusiano, Hermann Goering, emitió un decreto en el que pedía a las logias que se disolvieran “voluntariamente”, pero exigía que esas acciones voluntarias se sometieran a su aprobación. Además, las logias y sus sucursales en varias ciudades de Alemania se vieron expuestas a la violencia arbitraria de las unidades locales de las SS y las SA, aunque este terror no parece haber sido dirigido de forma centralizada.

Símbolos de los masones

Los masones (también conocidos como francmasones) pertenecen a la mayor y más antigua organización fraternal del mundo. En la actualidad, hay más de dos millones de masones en Norteamérica. Los masones representan prácticamente todas las ocupaciones y profesiones, pero dentro de la Fraternidad, todos se reúnen como iguales. Los masones provienen de diversas ideologías políticas, pero se reúnen como amigos. Los masones provienen de diversas creencias y credos religiosos, pero todos creen en un solo Dios.
Muchos de los primeros patriotas de Norteamérica eran masones. Trece firmantes de la Constitución y catorce presidentes de los Estados Unidos, incluido George Washington, eran masones. En Canadá, el padre de la Confederación, Sir John A. MacDonald, era masón, al igual que otros de los primeros líderes canadienses y estadounidenses.
Uno de los aspectos más fascinantes de la Francmasonería es cómo tantos hombres, de tan diferentes ámbitos de la vida, pueden reunirse en paz, llevando siempre sus asuntos en armonía y amistad y llamándose mutuamente “Hermano”.
La Francmasonería (o Masonería) está dedicada a la Hermandad del Hombre bajo la Paternidad de Dios. Utiliza las herramientas y utensilios de los antiguos artesanos de la arquitectura de forma simbólica en un sistema de instrucción diseñado para construir el carácter y los valores morales de sus miembros. Su propósito singular es hacer mejores a los hombres buenos. Sus lazos de amistad, compasión y amor fraternal han sobrevivido incluso a los conflictos políticos, militares y religiosos más divisivos a lo largo de los siglos. La masonería es una fraternidad que anima a sus miembros a practicar la fe de su aceptación personal. La masonería enseña que cada persona, a través de la superación personal y la ayuda a los demás, tiene la obligación de marcar la diferencia para bien en el mundo.